1972 – 25 de mayo – 2012: A cuarenta años del asesinato por torturas de Luis Batalla

Este 25 de mayo se cumplen 40 años del asesinato por torturas de Luis Batalla, ocurrido bajo el gobierno de Juan María Bordaberry. Su muerte fue investigada y denunciada en el Parlamento por el Diputado democristiano y frenteamplista Daniel Sosa Días. Por estos hechos fue interpelado el Ministro de Defensa Nacional de la época, quien renunció al quedar probada la muerte por torturas de Luis Batalla en un cuartel de Treinta y Tres. Por primera vez el Parlamento aprobó una moción reconociendo la existencia de torturas y exigiendo que se investigara.

El 25 de mayo se cumplen 40 años de la muerte de Luis Carlos Batalla, en el Batallón de Infantería Nº 10 de Treinta y Tres, en el marco del autoritarismo inaugurado por Jorge Pacheco Areco y continuado por Juan María Bordaberry, que desembocara un año más tarde en el  Golpe de Estado. La aplicación de Medidas Prontas de Seguridad, primero y del Estado de Guerra Interno después, implicaron la suspensión de los derechos y libertades individuales, la prisión de militantes políticos opositores y de sindicalistas y la generalización de los malos tratos a los detenidos.

Militante del Partido Demócrata Cristiano y del Frente Amplio, este humilde trabajador de profesión albañil, de 32 años de edad, casado y con dos hijas pequeñas, fue detenido en su domicilio en la madrugada del 21 de mayo de 1972. Nada se supo de él hasta  el jueves 25 en que se le comunica a su padre, subcomisario en esa ciudad, que el detenido había muerto del corazón y que podían retirar su cuerpo.

Enterado inmediatamente del hecho, el edil de la democracia cristiana Francisco Laxalte contacta a las autoridades partidarias y  asume  un rol – con los riesgos que ello suponía – que será fundamental en las actuaciones que se llevan a cabo en esa ciudad  en las horas y días siguientes.

Ese mismo día se traslada a la ciudad de Treinta y Tres el Diputado del PDC Daniel Sosa Días: “nuestro primer objetivo en esa ciudad era no solo hacer llegar nuestra solidaridad a la familia de un militante muerto, sino que nos guiaba también una gran preocupación por todos los detenidos del país en el sentido que no fueran a correr la misma suerte”. (Diario de Sesiones de la Cámara de Representantes de fecha 22 de junio de 1972).

Sosa Días  le solicita la colaboración a dos médicos de la ciudad de Melo, los doctores Rebollo y Brouchy para examinar el cadáver del militante democristiano, dejándose consignada un acta sobre el estado de  los restos de Luis Batalla. “….pero lo más espantoso era el abdomen, lleno de esquimosis de erosiones y de hematomas.   Evidentemente, ésa era una persona que había sido brutalmente golpeada. Y en la región ilíaca, que es la de las puntas de las caderas, en ambos lados, mostraba  como marcas de ataduras con signo de erosiones recientes” (fragmento del certificado médico, leído por el Dr. Sosa Días,  Diario de Sesiones de la Cámara de Representantes  22 de junio de 1972)

El legislador se entrevista luego con el Jefe de Policía del Departamento de Treinta y Tres, Coronel Jaime Alsina, quien le dice que había  oído decir algo sobre el tema, pero que tuviera la absoluta seguridad que la policía no había tenido actuación alguna en los procedimientos que se estaban llevando a cabo en el Batallón de Infantería Nº 10.  Desde allí se dirige al citado Batallón y es recibido por el Teniente Coronel Molina a quien le expresa su interés porque leyera el informe del certificado médico. En ese  momento se hace presente el Jefe del Regimiento Nº 4, Coronel Eduardo Silva, quien le expresa textualmente: “No se lo que dice ese papel; lo oímos como a otros colegas suyos que han venido aquí pero no le daremos ninguna explicación ni información.  Para ello diríjase al Ministro”.

A continuación visita el Hospital para saber si había  alguna Historia Clínica de Luis Batalla con  antecedentes que pudieran albergar alguna sospecha de que el corazón pudiese haber sido la causa de la muerte.  Lo atiende el Dr. Ademar Morales, quien le exhibe la ficha de Luis Batalla, expresándole que no padecía afecciones cardiovasculares.

Por último,  se dirige al Juzgado Letrado y presenta una denuncia por la muerte del ciudadano Batalla ante el doctor Helguera García. El juez letrado dispone que el médico de la policía – que en el departamento se desempeñaba como autopsista (médico forense) – realizara una autopsia sobre el cadáver de Batalla antes del entierro. La misma se efectúa a las 16.30 hrs. del día 26 de mayo.

De la autopsia surge: “que en esta ciudad falleció Luis Carlos Batalla, de sexo masculino, de nacionalidad oriental, nacido en esta Sección de treinta y dos años, de estado casado, de profesión albañil, a consecuencia de anemia aguda por ruptura de hígado……….” (Diario de Sesiones de la Cámara de Representantes de fecha 22 de junio de 1972).

 En ocasión de ser entrevistado, Sosa Días detalla algunas observaciones médicas sobre la naturaleza y características del hígado: “protegido por una membrana y por la parrilla costal,   ello hace que únicamente por un golpe brutal (un puntapié de arriba hacia abajo, un puntapié contra el detenido que se encontrara en el suelo, o un culatazo) podría haberse roto el hígado, provocándose lesión tan grave que produjo en la víctima una anemia aguda y, en consecuencia, una muerte presumiblemente rápida”. (Semanario Marcha, 23 de junio 1972).

Diferentes legisladores habían realizado  denuncias sobre el tratamiento que les era dado a los detenidos en dicha unidad militar.

El Senador del PDC Juan Pablo Terra  hace un pedido de informes el día 26 de mayo de 1972 y en él hace hincapié  en “las reiteradas denuncias efectuadas por legisladores sobre torturas en el Cuartel de Treinta y Tres, torturas que en algún caso, como el del sacerdote Pier Luigi Murgione, han tenido amplia repercusión fuera del país” (texto del pedido de informes cursado). El senador Juan Pablo Terra, solicita se informe urgentemente sobre:

1) Motivos de la detención de Luis Batalla

2) Condiciones de la reclusión del mismo y trato de que fue objeto.

3) Si fue efectuada la autopsia, por quien y el resultado completo de la misma.

Con fecha 6 de junio el Diputado Daniel Sosa Días presenta una moción en la Cámara de Representantes que dice:  “Mociono para que – de acuerdo con el artículo 119 de la Constitución – se llame a Sala al Sr. Ministro de Defensa Nacional a los efectos de que informe respecto al fallecimiento del ciudadano Luis Carlos Batalla, ocurrido el 25 de mayo próximo pasado durante su detención en el Batallón de Infantería Nº 10 con asiento en la ciudad de Treinta y Tres y en especial: A) Causas de la muerte. B) Circunstancias en que se produjo. C) Medidas ordenadas para la determinación eventual de responsabilidades y ante la repetición de hechos similares. D) Si se ha arribado ya a conclusiones y cuáles han sido éstas”.

La interpelación del Dr. Sosa Días al Gral. Enrique Magnani, Ministro de Defensa Nacional del Gobierno encabezado por Juan María Bordaberry se lleva a cabo el día 22 de junio de 1972.

Durante la misma, el Dr. Sosa Días hace referencia al encapuchamiento, práctica común en aquellos años: “Eso es muy grave, pero hay algo peor y que me alarma porque el gobierno no se ha dado cuenta; eso es desconocer la propia esencia del alma humana.  Si al interrogador o al torturador lo separamos del torturado por una máscara, lo embolsamos y lo convertimos en un bulto, en una bolsa o en un número, desaparece esa relación humana normal, esa comunicabilidad que dan los ojos, la expresión del dolor o del afecto que son tan fundamentales para valorar a quien se tiene enfrente.  Si aquello se convierte en un bulto, en una bolsa o en un  número, ya no es un ser humano…….”.  (Diario de Sesiones de la Cámara de Representantes de fecha 22 de junio 1972).

Sosa Días hace luego referencia a la actitud del interpelado:  “Frente a este gravísimo delito, que además fue cometido por un funcionario público, contra un indefenso hombre encapuchado, atado, al que le reventaron el hígado a patadas o a culatazos, el señor Ministro no da los nombres y nos habla de la actuación presumarial secreta, cuando sabemos que esos no son secretos, porque todos los día se están revelando casos de civiles que no están procesados y cuyos nombres se dan por el hecho de estar inculpados”.

Ante la contundencia de los argumentos y las pruebas presentadas por el diputado Daniel Sosa Días, el Ministro de Defensa Nacional se ve obligado a reconocer los hechos, expresando: “…que de acuerdo con los antecedentes de que dispone el Ministerio, la muerte del ciudadano Batalla evidencia anomalías que han motivado las correspondientes investigaciones”. Más adelante agrega  “…de la autopsia surge que el deceso se produjo, como lo expresó el señor legislador interpelante, por anemia aguda causada por rotura de hígado.  Si a esa conclusión se agrega la presencia –como lo dijo el señor Diputado Sosa Días- de algunas equimosis en el cuerpo de Batalla, ello prueba que la muerte del detenido se produjo –y no existe ninguna duda en nuestro espíritu- en circunstancias anómalas, lo repito y lo subrayo”. A lo cual el diputado Sosa Días contesta: “No, el asesinato no es anomalía, es un crimen y así tenemos que decirlo”

Comprobadas los malos tratos recibidos por el detenido que no dejaron lugar a dudas sobre la causa de la muerte, la Cámara de Representantes emite una declaración – la primera de tan alto nivel – reconociendo la existencia de torturas y exigiendo una investigación a fondo: “La Cámara de Representantes expresa su confianza en que las Fuerzas Armadas de la República, consecuentes con su tradición histórica inalterable, impondrán el cumplimiento de las normas constitucionales y legales que establecen , en toda circunstancia, el respecto de la dignidad de la persona humana.  Y ante los hechos lamentables que motivaron el llamado a Sala, de los que surge la comprobación de la muerte de un ciudadano por los malos tratamientos que le fueron aplicados durantes su detención, reclama una máxima celeridad de los procedimientos y el público señalamiento de los culpables y de las penas que se les apliquen”. (Diario de sesiones de la Cámara de Representantes, 22 de junio 1972). La moción se aprueba por cuarenta votos en setenta y nueve, contando con el apoyo de los 18  diputados frenteamplistas y 22 del Partido Nacional. En contra votaron los legisladores del Partido Colorado y algunos legisladores del Partido Nacional. No se encontraban en sala 20 diputados.

El Ministro de Defensa Nacional, Gral. Enrique Magnani, renuncia el 19 de julio, pocos días después de la interpelación.

“Su muerte –dijo entonces Juan Pablo Terra- es un campanazo en medio de la vida nacional. Hasta ahora hubo quienes quisieron cerrar los ojos a la existencia innoble de la tortura. Algunos quisieron ilusionarse pensando que eran denuncias de sentido político. Escándalo para capitalizar la oposición. Hoy cualquiera que se acerque a este féretro que fue enterrado en Treinta y Tres, cuya sombra está entre nosotros, sabe que es una realidad tangible. (…) Hoy no solo lloramos a Batalla, sino que nos comprometemos a una larga lucha.  Y en esa lucha está incluido el objetivo de borrar estas afrentas.  De contribuir con nuestra verdad, esa verdad por la cual murió Batalla.  De contribuir con  nuestra verdad a que no se puedan ocultar estas cosas.  Hacer fracasar las complicidades de todo tipo, no solo las abiertas complicidades de aquellos que han hecho las torturas, o ayudado a ellas, también las complicidades de aquellos que por mantener sus posiciones y obtener sus objetivos políticos, hacen la vista gorda o toleran o prefieren no enterarse, no asumir responsabilidad sobre lo que ocurre, dejando que subterráneamente estas corrientes malditas circulen”. (Diario Ahora, lunes 29 de mayo 1972)

Texto Luis Batalla editado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: